lunes, 23 de junio de 2014

Iñaky Piñuel alerta de que el acoso laboral crece con la crisis

El profesor de la Universidad de Alcalá Iñaki Piñuel, considerado el principal experto de España en acoso laboral, disertó sobre el tema el 11 de febrero en la Facultad de Derecho dentro de la jornada "Acoso moral y calidad en el trabajo. Enlazando teoría y práctica". Piñuel describió el fenómeno y alertó que, desde el comienzo de la actual crisis económica, los casos de mobbing han crecido un 40%, según los estudios más recientes.

El encuentro reunió a expertos de los ámbitos académico y profesional que intercambiaron sus conocimientos tanto en el marco teórico sobre acoso y calidad en el trabajo como en la acción concreta en instituciones y ámbitos laborales. Inauguraron la jornada los decanos de las tres facultades que participaban en la organización.

Esther Zapater, decana de la Facultad de Derecho, recordó que el acoso laboral está tipificado en el Código Penal y, por tanto, "tenemos ahora más instrumentos y respuestas", pero, al mismo tiempo, "es importante atender a las preguntas que plantea el día a día". Por su parte, la decana de la Facultad de Psicología, Teresa Gutiérrez, afirmó que el acoso laboral es una forma de "violencia que merma las capacidades individuales" de la víctima pero también "las de las personas que la ejercen y las de las instituciones que lo albergan".

Finalmente, el decano de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, Joan Botella, enfatizó que, "con la actual crisis, la situación de las personas que pueden ser víctimas de acoso es más precaria". Botella recordó también el vigésimo aniversario de los estudios de Relaciones Laborales en la UAB y elogió la labor realizada por la profesora María Jesús Espuny para impulsar este ámbito académico en la universidad.

Una acción continua y deliberada

Susana Pallarés, directora del Departamento de Psicología Social de la UAB, fue la encargada de presentar al psicólogo, ensayista y profesor Iñaki Piñuel, que pronunció la conferencia inaugural. Se trata de uno de los principales expertos en acoso psicológico de Europa, fenómeno que caracterizó en su intervención como una acción "continua y deliberada". No es, pues, una cuestión subjetiva que se produce en la mente de la víctima, sino algo "registrable y cuantificable".

Las víctimas de acoso, según explicó, ven minada su resistencia psicológica después de "largos periodos" de maltrato. Son objeto de aislamiento por parte de otros trabajadores y no sufren acoso "por lo que hacen, sino por lo que son". Piñuel aclaró que el acosador "escoge la víctima al considerar que representa una amenaza para él" y por eso no se trata de trabajadores mediocres sino todo lo contrario. Enfatizó, en este sentido, que hay casos frecuentes en los que las víctimas son "mujeres brillantes" en entornos masculinos.

Para el psicólogo, a pesar de las mejoras de los mecanismos legales contra el acoso, la "judicialización" no es una solución. Explicó que "ni siquiera uno de cada mil casos" llega a la vía legal, de los cuales, "más de la mitad no llegan a una vista" porque se produce un acuerdo antes. Y, de los que llegan a ser juzgados, "la mayoría" son desestimados. Según Piñuel, la única manera eficaz de luchar contra el acoso es la prevención, tarea que pasa por dar visibilidad a los casos y por el papel solidario de los compañeros de las víctimas.

Con la crisis, más 'mobbing'

El experto hizo también una reflexión sobre la incidencia negativa del contexto actual en el fenómeno del acoso psicológico. La crisis, dijo, "aporta miedo añadido" a los trabajadores, lo que hace que las víctimas se sometan más fácilmente. En paralelo, "ha aumentado la impunidad" de los acosadores. Según los datos de los estudios recientes sobre el fenómeno, dijo, "las tasas de mobbing se han incrementado un 40% desde el inicio de la crisis".


Alertó también del auge actual de lo que él denominó "psicópatas organizacionales", es decir, dirigentes "fríos e implacables", así como "muy eficaces" en situaciones de recortes como las que se viven a menudo en las instituciones y empresas hoy en día. Para Piñuel, las "formas extremas neoliberales" nos están llevando a una "feudalización" de los entornos laborales. Y defendió la formación y la divulgación como herramientas para evitar que "la gente cuelgue en la percha sus derechos fundamentales, junto a su chaqueta, cuando entra en el lugar de trabajo".

Fuente: www.uab.cat

viernes, 4 de abril de 2014

EL PROCESO DE RE-VICTIMIZACIÓN POR PARTE DE LOS ÓRGANOS COMPETENTES DE LAS VÍCTIMAS DE ACOSO LABORAL


Cada vez veo con mayor preocupación que los organismos encargados de recepcionar las denuncias de acoso laboral e investigar los hechos denunciados, atienden con mayor deshumanización a las trabajadoras y trabajadores víctimas de este flagelo, o los hacen transitar unos procedimientos administrativos que parecieran haber sido diseñados por los propios acosadores. 

En el caso de Venezuela, somos pioneros en reconocer los efectos nocivos de las situaciones de acoso en el trabajo y contamos con una legislación de avanzada en la materia. Quien suscribe, tuvo el placer y el privilegio de colocar su pequeño aporte para que en la legislación venezolana (LOPCYMAT) se reconocieran los factores psicosociales como agentes causantes de accidentes de trabajo y enfermedades ocupacionales, así como, una larga trayectoria de estudio del Acoso Laboral y la atención de sus víctimas, pero en la actualidad considero que no se le está dando fiel cumplimiento a la legislación en algunos casos, y en otros, la interpretación que hacen los órganos competentes de la legislación es tan sesgada que raya en la ignorancia sobre el tema.

Es cierto, que puede haber un número indeterminado de falsas denuncias de acoso laboral, que por cierto en Venezuela es imposible de establecer con precisión, porque no existe un registro serio de data donde se pueda conocer cuántas denuncias terminaron siendo infundadas y cuantas resultaron ser otro factor psicosocial negativo presente en la situación de trabajo.

Ahora bien, los organismos que tienen la competencia legal de recepcionar la denuncia, investigar los hechos y certificar la existencia o no del acoso laboral, no están cumpliendo cabalmente con su labor. Es importante que el funcionario que recibe estas denuncias este calificado para atender los casos de acoso y entienda que la victima de este flagelo requiere ayuda inmediata, especializada y experta, por cuanto lo que está en peligro grave es la salud física y mental de la persona víctima.

La inoperatividad, ignorancia, desconocimiento e inacción de los organismos competente genera impunidad y la banalización de las denuncias. Y si a esto le sumamos que cuando la víctima recurre por ayuda al órgano competente se encuentra con una alta dosis de escepticismo e ignorancia, se termina materializando el fenómeno perverso de la re-victimización, entendiendo por tal “…aquellos sufrimientos que a las víctimas, les infieren las instituciones  encargadas de hacer justicia: policías, jueces, expertos, funcionarios de instituciones, etc…"

Si por ignorancia, falta de presupuesto, falta de expertos o cualquier otra situación que pueda ser solventada por el órgano competente, se re-victimiza a la persona que ha sido objeto de Acoso Laboral, todo el avance legislativo se transforma en letra muerta y el acosador perverso logra con mayor énfasis su cometido, destruye física, moral y mentalmente a su víctima y por añadidura el sistema diseñado para protegerla termina siendo cómplice del estado de indefensión donde se sepulta a la víctima no atendida debidamente, la que en muchos de los casos termina sin empleo y con consecuencias terribles en su salud.


miércoles, 12 de marzo de 2014

EL TEMOR A LA PÉRDIDA DE TRABAJO SILENCIA LOS CASOS DE ACOSO LABORAL EN ESPAÑA

Comentario Inicial: El presente artículo pone en evidencia como el Acoso Laboral tiene la cualidad de mutar conforme las circunstancias del entorno se lo permiten, y adicionalmente, cada vez lo hace con mayor perversidad. En la medida de que la precariedad del empleo siga afectando a nuestros países el Acoso Laboral mutará y asumirá características cada vez más inhumanas. Este flagelo requiere ser tratado como un problema de salud pública.

Pese al aumento de la precariedad, las asociaciones languidecen por la falta de casos.

La crisis hace que germinen los aliados del acoso laboral: el miedo a ser el próximo, el posible carpetazo a las carreras profesionales

Una mujer deprimida / Flickr: Michael Summers
0
"Hasta hace poco tenía dentro de mí sus gritos y sus voces y revivía todo lo que había vivido, como en un flashback". El testimonio es de José (nombre ficticio), y su experiencia traumática ocurrió en su puesto de trabajo. José fue víctima de acoso laboral, un mal que, aupado por la situación de crisis y precariedad, crece en silencio dentro de España. 
Desde enero de 2013, ACAL (Acción Contra el Acoso Laboral) ha visto como su actividad se reducía a la mínima expresión. Los casos de mobbing aparecen con cuentagotas, los que se encuentran en pleno proceso, se diluyen, y los afectados prefieren no seguir con el proceso de denuncia. La crisis ha traído el miedo a perder el empleo, y este temor ha acabado por implantar la ley del silencio. "La gente debe estar aguantando lo indecible para conservar los puestos de trabajo. Se ha reducido la actividad de la asociación prácticamente en un 98%", explica a ZoomNews María Esperanza Hernández, psicóloga de ACAL. "Sólo llegan situaciones muy extremas y desesperadas. Y llegan los que tienen algún tipo de recurso o seguridad, como un funcionario", agrega.
La crisis ha traído el miedo a perder el empleo, y este temor ha acabado por implantar la ley del silencio.

Hernández realiza un análisis desolador y explica cómo en los últimos años, coincidiendo con la crisis, se está produciendo una paulatina extinción de estas asociaciones. "Ahora mismo estoy trabajando en un informe de una mujer en Murcia pese a que yo vivo en Madrid, ya que ella no encuentra asociaciones en su zona", explica la psicóloga.
Recientemente, Iñaki Piñuel, profesor de la Universidad de Alcalá, situaba en un 40% el aumento del acoso laboral en España desde el inicio de la crisis. Un dato, sin embargo, difícil de confirmar por el silencio que guardan muchas de las víctimas.
Más allá de los problemas causados por la crisis, como el miedo a perder el empleo y a la precariedad, desde ACAL subrayan la negativa influencia que puede haber supuesto la reforma laboral del Gobierno. "Ahora es más difícil identificar el acoso laboral. La reforma permite, por ejemplo, el cambio de funciones a la baja de un trabajador. Una situación que antes servía como síntoma", explican.
La tapadera
José tardó en darse cuenta de que sufría acoso laboral. Desde que comenzó a sufrir una serie de situaciones de violencia de baja intensidad (errores que inventaban sus acosadores, rumorología...), este trabajador sufrió varias fases, como la negación e incluso el sentimiento de culpabilidad. Todo cambió cuando comenzó a ojear un libro sobre mobbing y descubrió que su situación encajaba perfectamente en el perfil que se daba en el escrito.
"Todo empezó por negarme a una serie de chanchullos en la empresa", explica y es que el mobbing, muchas veces resulta sólo "la punta del iceberg en comportamientos ilícitos en las organizaciones". José cita el ejemplo del caso GürtelEl Ayuntamiento de Boadilla fue condenado recientemente al pago de 94.000 euros a una funcionaria, testigo de la trama, por acoso laboral.
José denuncia que algunas empresas incluso llegan a tener expertos en este campo: "En algunos sitios utilizan acosadores profesionales cuando un trabajador les incomoda. Es una situación que se ha agravado con la crisis".
Un mundo laboral cerrado
La crisis hace que germinen los aliados del acoso laboral: el miedo a ser el próximo, el posible carpetazo a las carreras profesionales... "Se entra en una dinámica del terror entre aquellos que piensan que van a ser los siguientes y guardan silencio ante el acoso de un compañero", explica José.
"La gente debe estar aguantando lo indecible para conservar los puestos de trabajo. Se ha reducido la actividad de la asociación un 98%", indica una asociación.

Por otro lado, en algunos ambientes laborales concretos y en determinados niveles, el acoso puede suponer un final en la carrera. "Una ejecutiva, víctima de acoso laboral, me contaba recientemente que en su mundo está acabada, porque su caso ha sido muy sonado y su ambiente es muy concreto", explica Esperanza Hernández. "Algunos acosadores incluso pueden llegar a ponerse en contacto con los nuevos empleadores para difundir rumores sobre su antigua víctima, y el acoso pasa a su nueva empresa", agrega.
"Hay gente que no puede con la presión del proceso y tira la toalla. Hace poco, un chico que ya había pedido un informe pericial, aprovechando que estuvo de baja una semana, hizo 10 o 15 entrevistas de trabajo para poder dejar su actual puesto", señala la psicóloga de ACAL.
Sin embargo, desde esta asociación lamentan que pese a que el acoso laboral haya sido estigmatizado, en muchas ocasiones las empresas sigan haciendo oídos sordos. "Muchas veces las herramientas que se utilizan para medir el acoso no sirven, son protocolos fraudulentos. Es como si para medir la temperatura utilizásemos una veleta", indican. Una sordera que se suma al silencio de un mal que sigue siendo un tabú y, muchas veces, un misterio.
Fuente: zoomnews


lunes, 24 de febrero de 2014

Conoce los cambios en la conducta que provoca el Acoso Laboral "Mobbing"



Evolución sintomatológica Ciclo 1º Conflicto inicial
Psicosomática
 
Alteraciones leves alimentarías. Leves trastornos del sueño. Dolores de cabeza, espalda, nuca, cervical, muscular, articular...
Psicológica
Rasgos de ansiedad. Inquietud leve.
Conductual
 
Pasividad: dejar pasar el tiempo 
Activa: analiza de forma reiterada la situación y busca solución negociada

Evolución sintomatológica Ciclo 2º Estigmatización
Psicosomática
 
Insomnio leve. Fatiga física leve.
Psicológica
 
Desorientación. Rasgos depresivos. Ansiedad leve. Inseguridad y baja autoestima. Irritabilidad. Sentimientos de soledad, vergüenza y culpabilidad.
Conductual
 
Niega la realidad de la situación. Reacciona con ira o agresividad. Evolución sintomatológica

Evolución sintomatológica Ciclo 3º Intervención
Psicosomática
 
Insomnio y pesadillas. Repetitividad en el tipo de sueños. Alteraciones cardiovasculares
Psicológica
 
Depresión y ansiedad moderada. Aumento progresivo de la la baja autoestima. Perdida de interés por el trabajo. Fallos de memoria. Frustración y amargura.
Conductual
 
Es consciente de la situación.
Solicita ayuda interna y externa. Agresividad social y familiar. Rendimiento deficitario.

Evolución sintomatológica Ciclo 4º Marginación
Psicosomática
 
Insomnio. Disfunciones sexuales. Alteraciones severas:gástricas, endocrinas, cardiovasculares, dermatológicas...
Psicológica
 
Depresión y ansiedad severa.
Ideas suicidas.
Alteraciones emocionales importantes.
Conductual
 
Aislamiento y evitación social.
Tendencia abusiva de psicofármacos.
Vida vegetativa.
Suicidio.


Fuente: PRIDICAM



miércoles, 19 de febrero de 2014

GENTE NOCIVA EN EL TRABAJO






En todas partes encontramos personas diferentes y la oficina no es la excepción. Pasas más de ocho horas con compañeros que no precisamente pueden ser de tu agrado, sin embargo, debes convivir con ellos porque tienen una meta en común: cumplir con los objetivos productivos de la empresa. Identifica a los individuos nocivos y usa la estrategia adecuada para manejarlos, aquí algunos ejemplos de personalidades toxicas:


El “lame suelas”: si el jefe dice que está bien realizar determinada actividad para mejorar el desempeño laboral, esta persona dice que tiene el hábito desde hace años, aunque no sea cierto. Si un superior tiene un nuevo proyecto, se ofrece inmediatamente para desarrollarlo, aunque no tenga ni idea de cómo lo hará. Frecuentemente sugiere ideas que poco o nada aportan.


Estrategia. Intégralo al equipo de trabajo y trata de compartir tiempo con esta persona, necesita atención para despegarse de la imagen paternal en la que ha convertido a su superior.

El roba tiempo: no es que no haga nada en el trabajo, por el contrario, realiza diligencias personales por internet, se la pasa en redes sociales, chatea, vitrinea en la web, habla por teléfono con familiares y amigos, planea salidas, etc., pero por la empresa no hace mucho. Es muy hábil para evitar que el trabajo caiga en su escritorio.

Estrategia. Habla con el jefe para que ponga por escrito y con fechas establecidas, las tareas que cada trabajador debe realizar, así el nivel de productividad de cada empleado se hará evidente.

El chismoso: sabe todo lo que ocurre en la empresa, desde los asuntos personales de sus compañeros hasta los avances o errores de los demás departamentos, es un lleva y trae de información que disfruta del chisme. Generalmente se rige bajo el ideal de la hipocresía, suele ser simpático pero está cargado de falsedad.

Estrategia. Ten cuidado con este tipo de persona y no le confíes información que después pueda traerte problemas o afectar tu imagen. Es mejor mantenerla a raya y conversar con él (ella) de lo estrictamente laboral. Si habla de otras personas seguramente también lo hará de ti.

El quejoso: está convencido de que el mundo está en su contra, respira negatividad y se queja de su mala suerte sin hacer nada para cambiar las cosas. Su resentimiento es tan intenso que contagia con su pesimismo a quien lo escucha. Aunque lo peor es su enorme habilidad para hacer que los demás se sientan culpables de su situación.

La estrategia. Son las personas optimistas las que funcionan como antídoto para los quejosos. No te conviertas en el eco de sus quejas, muéstrale el lado positivo de las cosas.

Fuente: Revista Safety Work


miércoles, 13 de noviembre de 2013

Campaña de seguridad y salud en el trabajo más grande del mundo se cierra después de un récord de participación







Comentario Inicial: La experiencia nos dice y ademas resulta por demás evidente que cuando confluye la voluntad y las políticas de seguridad y salud idóneas en la empresa, el objetivo de trabajos sanos y saludables es completamente alcanzable, con la repercusión inmediata y necesaria en el aumento de la satisfacción de los trabajadores y en la productividad de la empresa.

La Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA) trae su campaña sobre "Trabajando juntos por la prevención de riesgos 'a su fin en una importante conferencia en Bilbao los días 11 y 12 de noviembre de 2013.

Los dos días de cumbre Trabajos Saludables reúne a importantes (SST) profesionales de la salud para la creación de redes y la discusión de la seguridad y, lo que permite el intercambio de buenas prácticas y el desarrollo de estrategias futuras.

Dr. Christa Sedlatschek, Director de la EU-OSHA, dijo: "Las campañas de lugares de trabajo saludables han demostrado una vez más ser una de las formas más exitosas y eficaces de promoción de la buena SST a nivel de base. Estamos encantados de que tantas empresas y organizaciones de toda Europa participaron en esta campaña de prevención de riesgos - todos ellos entienden y aprecian la enorme contribución que la SST puede hacer para mejorar las condiciones de trabajo ».

Los representantes de la Comisión Europea están asistiendo, junto con representantes de la Presidencia de la UE, los interlocutores sociales de la UE y el gobierno nacional y local, que han apoyado la campaña.

Junto con la red paneuropea de la EU-OSHA de centros de coordinación, un número récord de socios oficiales de la campaña - 87 empresas y organizaciones - participó en la campaña, que lleva en funcionamiento desde abril de 2012 y ha animado a los empleados y gerentes a trabajar juntos para gestionar riesgos en el lugar de trabajo.

Los ganadores de los Premios de Buenas Prácticas Europeas - diez organizaciones reconocidas por su excelente colaboración entre trabajadores y directivos en materia de prevención de riesgos - también están presentes, en representación de sectores como la agricultura, la salud y la fabricación.

El ganador del primer premio jamás Enterprise Europe Network (EEN) SST también se pone de manifiesto en la cumbre. El nuevo premio, el primero dentro de la EEN para reconocer una excelente promoción de la SST, se presenta a la española 'Confederación de Empresarios de Aragón "por su campaña de prevención" De la escuela al trabajo de colocación ", que llegó a más de 400 estudiantes, 12 profesores y 110 pequeñas y medianas empresas.

Delegados de la Cumbre tienen la oportunidad de participar en uno de los tres talleres en materia de SST, la elección de las buenas prácticas en la gestión de liderazgo y participación de los trabajadores, la evaluación comparativa y la creación de redes con éxito y campañas.


El evento también ofrece una vista previa de la campaña de la EU-OSHA 2014-15, 'Trabajos saludables manejar el estrés ", que será lanzado en la primavera de 2014. La campaña continuará el tema de colaboración y aplicarlo a manejar el estrés relacionado con el trabajo y los riesgos psicosociales, el segundo problema más reportado SST en Europa.
Fuente: EU-OSHA

martes, 29 de octubre de 2013

Cuando los Trabajadores acosan a sus Jefes. Acoso Laboral Vertical Ascendente





Este título sugestivo parece extraído de una novela de ciencia ficción, más no es así. La doctrina internacional es unánime en reconocer dos tipos fundamentales de Acoso Laboral, a saber: Acoso Laboral Horizontal (ALH) y Acoso Laboral Vertical (ALV), y dentro de este último se identifican el descendente y el ascendente.




El Acoso Laboral Horizontal, es aquella situación de violencia en el lugar de trabajo que se produce cuando uno a varios trabajadores acosan a un compañero que se encuentra dentro de su mismo nivel jerárquico.

Por su parte, el Acoso Laboral Vertical es aquel que se produce entre personas que pertenecen a rangos jerárquicos distintos, y de allí la necesidad de diferenciar el Acoso Laboral Vertical Descendente del Acoso Laboral Vertical Ascendente.

Como resulta obvio, el Acoso Laboral Vertical Descendente es el más típico de todos, ya que estamos en presencia de un superior o jefe que acosa u hostiga a un subordinado, en cambio, cuando hablamos de Acoso Laboral Vertical Ascendente, nos referimos a un trabajador de nivel jerárquico superior que es hostigado y acosado por uno o varios de sus subordinados.

Ahora bien, aunque nos cueste mucho creerlo es absolutamente posible que se materialice un Acoso Vertical Ascendente, por cuanto el hecho de ser subordinados no nos exime de desplegar conductas objetivas de maltrato y hostigamiento hacia un superior jerárquico. Este tipo de Acoso se genera casi siempre por la dificultad o negativa por parte de los subordinados a aceptar a la persona que ocupa el cargo superior, y la causa puede estar originada desde la negativa de los subordinados al nombramiento o rechazo a las exigencias razonables del jefe, hasta una reacción frente a un jefe autoritario o autocrático.

Sea cual sea la razón por la que se geste un Acoso Vertical Ascendente es igual de antijurídica y censurable. Es por ello, que esta tipología de Acoso debe ser tan perseguida y sancionada como el Acoso Vertical Descendente. Es importante resaltar, que siempre que hablamos de Acoso, estamos en presencia de una víctima que está siendo objeto de violencia en el lugar de trabajo y esas conductas no pueden ser permitidas, independientemente del rango jerárquico de donde provengan. 

En un gran numero de situaciones donde existe Acoso Vertical Ascendente, se produce el fenómeno perverso de la “unanimidad persecutoria” que se traduce en el concierto de varias personas para ejecutar el “linchamiento” psicológico de la víctima escogida.

Llama la atención de quien suscribe, el creciente número de comentarios realizados por Gerentes de rangos medios de diversas organizaciones del sector público y privado, donde refieren sentirse objeto de persecuciones y acoso por parte de sus subordinados, incluso haciendo uso de la propia figura del "acoso laboral" como medio utilizado para “intimidarlos”, “chantajearlos” u “obligarlos” a ser más “tolerantes” o “permisivos” con situaciones que son francas violaciones a las obligaciones que impone la relación de trabajo, por parte de sus subordinados.

Finalmente, es importante que en las empresas, del sector público y privado, se diseñen y desarrollen los mecanismos idóneos para hacerle frente a cualquier tipo de Acoso que pueda presentarse en la organización. Y de igual manera, la Alta Gerencia debe comprometerse de forma clara y abierta a no permitir ningún tipo de violencia en el lugar de trabajo.